¿Qué son Los Chaneques?

Todas las culturas milenarias tienen una naturaleza dotada de espíritus, criaturas y seres demoniacos que nos aterrorizan por las noches. Por ejemplo, en el budismo, los Dralas, son espíritus malditos que viven en los árboles aterrorizando a los viajeros por las noches o los Tzitzimime en la cultura mexica, son “monstruos del segundo cielo”, considerados como demonios de las estrellas que vivían en la oscuridad. Su misión era esperar hasta que ni los humanos ni los dioses fueran capaces de mantener el mundo con vida, para entonces atacar y destruir a la humanidad.

Y así, en este mundo de esencias y vida espiritual, las culturas han centrado en el fatalismo muchas de sus formas más terroríficas con la presencia de seres de otras dimensiones, invisibles para nosotros la mayoría del tiempo y que algunos cuidan, desde sus trincheras, la naturaleza y su entorno.

En la cultura maya son los aluxes, los cuáles tienen su lugar en diversas manifestaciones artísticas y arquitectónicas. Por su parte, en la cultura náhua (aunque no se trata tal cual de lo mismo) sí son muy parecidos los seres chaneques a los aluxes mayas. Chanque viene del náhuatl y su significado es “los seres que habitan en los lugares peligrosos”.

Como parte de la mitología mexicana, los Chaneques son seres de cuidado y resguardo, sin embargo, según las creencias populares, también pueden enfermar personas y hacerlos sentir su Tonalli, una especie de energía vital que a cada persona se le ha conferido.

chaneques mexico duendes

Al habitar los lugares peligrosos, también se les atribuye una especie de misión importantísima, para cuidarlos. Los chaneques, por su capacidad de causar daño, su espíritu travieso, aunque también su gran valor para los humanos, se les ha incluido en decenas de leyendas en las que las personas los ofenden de algún modo son “regañadas”, o bien, se les vincula al milenario “mal de aire” en el que, por su paso, las personas pueden caer enfermas. Como muestra, el siguiente fragmento de una leyenda:

Cuando llegaron a dicho lugar, el brujo lo examinó y les dijo lo siguiente: “tú no tienes ninguna enfermedad, por eso los doctores no te pueden curar; lo que tú tienes se llama posesión. Tú te metiste a un pantano, y en ese lugar habitaba una pareja de chaneques, uno masculino y otro femenino. Al caer dentro del pantano interrumpiste su descanso y, en castigo, ellos se metieron en tu cuerpo. El chaneque se metió en tu pierna derecha, y la chaneca en tu pierna izquierda. Pero no te preocupes, yo te voy a sacar a ese par de chaneques de tu cuerpo, los voy a colocar en un frasco y los vas a ir a dejar al pantano, pues ése es el lugar donde ellos viven y donde deben estar”.

Algunas leyendas, incluso, hablan de la necesidad de disponerles ciertos ofrecimientos, como miel, y otros alimentos; se trata de tomarlos en cuenta, como el tipo de “duendes” que son, con una mezcla de personalidad que raya entre lo infantiloso, pero también en la solemnidad de ser un guardián imprescindible.

Sin embargo, la otra parte de la historia de estos singulares seres es tan desconcertante como terrorífica.

«Los chaneques son los dueños de los montes, de los animales y las plantas. En la región de los Tuxtlas, están organizados bajo el mando del Chane o Chaneco, dios de la tierra y del agua, quien reside en el talogan, cantaxotalpan o ta’altampa, el mundo subterráneo, donde la naturaleza es pródiga. Los subordinados del Chane, los chaneques menores, viven en pareja y están casados; pueden ser benéficos para el hombre (chaneques blancos), o enemigos malignos (chaneques negros)».

La contraparte maligna de los Chaneques están profundamente relacionadas con el inframundo y la muerte. Desde entonces, se considera que existe una afección llamada “espanto de chaneque”, que afecta a cualquier persona que se cruce con uno de ellos y cuyas dramáticas consecuencias van desde sufrir accidentes, hasta la muerte.

Según la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana los chaneques pueden hacerse del alma de una persona si viola su entorno y son amenazados directamente por el acoso del hombre.

«La pérdida del apetito, del sueño y del pulso son los síntomas iniciales. Al evolucionar la dolencia, el paciente enflaquece, presenta diarrea, vómito, dolor de cabeza, palidez y “fríos”, y sueña constantemente el suceso traumático originador del espanto. También se vuelve triste, distraído, ausente y no responde a los estímulos del medio que le rodea». síntomas del Mal del Chaneque

Leyendas más o menos, nuestra cultura se encuentra repleta de enigmáticos seres que conviven con nosotros en nuestro entorno y vida diaria, donde probablemente Los Chaneques acosa desde las sombras para nuestro beneficio o nuestra alma.

Eso, solo la Oscuridad lo sabe.

Fuente: Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana / Cultura Colectiva 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: